Genera ideas = Resuelve problemas

Si hacemos una retrospectiva de los productos, elementos, inventos, obras de arte, servicios y en general todo lo que existe a nuestro alrededor encontraremos que siempre han sido susceptibles de cambio y mejoramiento.

Pero ese cambio o mejoramiento no se da porque sí, requiere una mente que se dé a la tarea de pensar, indagar, combinar y en última instancia generar ideas para crear algo nuevo y/o mejor.

Como dice Jack Foster en su texto, aún no se ha escrito la mejor obra literaria, ni pintado el más espectacular cuadro, mucho menos hemos inventado la mejor fórmula científica para la cura del cáncer, sin embargo nunca se nos habló de ello, siempre hemos ido de la mano de nuestros mayores y maestros viendo las ideas geniales de otros como lo “máximo” e “irrepetible”.

Es nuestro derecho y el de nuestras generaciones futuras conocer este secreto para que nos demos a la tarea de crear y generar ideas que hagan este mundo cada vez mejor, es nuestro derecho tener un Platón en la gestión humana, un Darwin en la veterinaria, un Einstein en el derecho o tal vez un Newton de la administración.

Para conocer un poco más de que va el término de IDEA, vamos a retomar algunas definiciones de este término:

  • La Gran Enciclopedia Larousse nos da la siguiente definición: “Representación mental de una cosa real o imaginaria”
  • El Diccionario de la Real Academia Española nos da algunas aproximaciones al concepto de idea: “Representación abstracta de algo o alguien que se forma en la mente”, “Cosa generalmente original o ingeniosa, que viene de pronto a la mente de alguien”
  • Wikipedia lo define como ” es una representación mental que surge a partir del razonamiento o de la imaginación de una persona. Está considerada como el acto más básico del entendimiento, al contemplar la mera acción de conocer algo”

Sin embargo hay una definición que tal vez esté un poco más cerca de la realidad y es la que nos da James Webb Young y que nos dice: “Una idea no es ni más ni menos que una nueva combinación de viejos elementos”. Desde este punto de vista podemos decir que las ideas dependen, en su gran mayoría, de conocimientos o experiencias previas.

La creatividad es definida desde la psicología como: “Un proceso intelectual caracterizado por la originalidad, el espíritu de adaptación y la posibilidad de hacer realizaciones concretas”.

Ahora bien, cuando revisamos las definiciones más conceptuales nos encontramos con que la creatividad es: “la generación de nuevas ideas o conceptos, o de nuevas asociaciones entre ideas y conceptos conocidos, que habitualmente producen soluciones originales”.

keyboard-1395316_1280

Diremos entonces que la base de la creatividad son las ideas, pero, la pregunta obligada es; ¿cómo hago para generar ideas?. En el libro “Una técnica para producir ideas” de James Webb Young nos habla de un método de cinco pasos para producir ideas, veamos:

  1. Recolección de materia prima: En esta primera etapa la mente debe conocer y adquirir el mayor número de información posible que corresponda al tema sobre el cual quiere trabajar para generar ideas.
  2. Digerir los materiales: Aquí la mente debe analizar, pensar, interiorizar y jugar con la información recolectada.
  3. Olvidarse del tema por completo: Cuando la mente se encuentra en momentos de tensión y presión tiende a bloquearse, es necesario dejar que el inconsciente sea quien trabaje en este instante.
  4. La idea llegará como por encanto: Aquí es cuando surge la inspiración.
  5. Llevar la idea recién nacida al mundo real: a ver cómo te va!.

Anteriormente nos propusimos una meta y obtuvimos información para generar nuevas ideas, ahora te propongo que cambiemos por un momento nuestro modo de pensar; vamos a pensar como niños, claro! “El niño es inocente y libre, y NO SABE lo que no puede – o no debe – hacer.  Ve el mundo tal como es y no como los adultos han sido enseñados a verlo”.

El mismo Albert Einstein lo planteó así: “A veces me pregunto cómo fui yo quien desarrolló la teoría de la relatividad. Pienso que la razón es que un adulto normal nunca deja de pensar acerca de los problemas del tiempo y el espacio. Son cosas en las que han pensado desde niños. Pero mi desarrollo intelectual fue tardío, motivo por el cual comencé a pensar sobre el espacio y el tiempo solamente cuando ya era adulto”.

Jack Foster nos dice en su libro Cómo generar ideas: “Los adultos no juegan en el parque; los niños si. Los adultos tienden a hacer lo que ellos mismos, u otros, hicieron la última vez.  Para los niños no hay una última vez. Cada vez es la primera; y así, cuando andan explorando ideas, se aventuran en un territorio fresco y original, un territorio sin reglas, sin fronteras ni bandas, sin muros o límites, un territorio que promete infinitas oportunidades”.

Generalmente los adultos tratamos de repetir lo que ya está dicho o ha sido escrito y esto sin modificar parámetros, manteniendo los mismos esquemas mentales o haciendo lo mismo una y otra vez de la misma manera, sin embargo cuando comenzamos a ver las cosas de otra manera nos damos cuenta que podemos pensar diferente y podemos generar ideas.

El adulto está predispuesto a pensar mucho, tiene demasiadas cicatrices en sus recuerdos y en su mente, está maniatado por tantos conocimientos, limitaciones, normas, conceptos y preconceptos. El niño es inocente y libre, y no sabe lo que no puede o no debe hacer. Un niño ve el mundo tal como es, no tiene bloqueos, pueden generar ideas a la misma velocidad con que se hacen crispetas en una crispetera, están fuera de las reglas porque no se imaginan, ni saben, que estas existen.

Generalmente buscamos solo una respuesta para un problema y esto se debe a la manera en que éramos evaluados en el colegio, casi siempre las preguntas tenían un grupo de respuestas que contenían solo una correcta, esto hizo que nuestra máquina de ideas aprendiera a generar solo una respuesta correcta. Sin embargo siempre hay otra idea y siempre hay otra solución.

puzzle-1705364_1280

Pero no solamente la forma en que nos educaron es la responsable de la poca generación de ideas, también lo es la percepción que tenemos de nosotros mismos, el creer que nuestras capacidades son mínimas o limitadas hace que nuestra maquina de ideas trabaje a su mínima potencia.

Henry Ford lo planteo de una sabia manera “Si piensa que puede, como si piensa que no puede: usted tiene razón”

Los grandes genios de la historia, los matemáticos, físicos, investigadores, grandes jugadores, actores y demás personas que han triunfado en sus actividades tienen una característica, y es que están seguros de que sus cerebros generan ideas al por mayor.

Sin embargo estas personas y sus ideas han sido y son frágiles, porque las ideas son potencialmente destructivas y pueden cambiar cosas, y mientras más originales son, más radicales pueden ser los cambios y cuantos más cambios produzcan más atacada se sentirá la gente, así que entre más ideas irracionales más temor, más gestos, más sarcasmos y más ceños fruncidos.

Fuera de la autoimagen que caracteriza a los generadores de ideas, estos también son grandes recolectores de información, tienen una gran base de datos de conocimientos previos, lecturas, experiencias, conceptos… que les ayudan a realizar combinaciones que les permiten concebir nuevas ideas.

Así que es mejor ser reconocido como el genio de muchas ideas que como el tonto de una mala idea.

Integrar la pregunta ¿qué tal si…?, es importante, ver hacia otras áreas y apoyarse en otros campos te ayudará a encontrar soluciones desde otras ópticas, ES VITAL CORRER RIESGOS.

Cuando planteamos preguntas a nuestros problemas debemos también verlos desde otra perspectiva, generalmente analizamos los problemas desde la verbalización, pero las ideas son imágenes y como imágenes deben ser cuestionadas como tal. Las imágenes locas, salidas de contexto y sin supuestos permiten ideas geniales que aplican a la solución de problemas.

Y como dice Andy Rooney “las mejores ideas creativas son el resultado de un proceso cognoscitivo lento y selectivo que produce un resultado total”. Hay que olvidarse del tema por un momento, con las ideas sucede como cuando estamos buscando algo que hemos extraviado, generalmente lo encontramos una vez dejamos de buscarlo o de pensar en ello.

Una vez tengamos una idea debemos generar acción, las ideas no son nada si no finalizan en una actividad que las ponga en el escenario a actuar. Al igual que actuaron Julio Cesar y otros generales, que al llegar a tierras del enemigo ordenaban quemar sus barcos, con el fin de que su hombres tuvieran la obligación de generar ideas y ganar la batalla, si querían regresar vivos con sus familias.

Como puedes ver generar ideas no es tan difícil y encontrar solución a problemas tampoco lo es, si nos hacemos constantemente la pregunta “y qué tal si…” Es solo cuestión de práctica y dejar que “la loca”, como le llamo a mi imaginación, haga de las suyas.

Ahora cuéntame tu, qué haces cuando necesitas generar ideas para tu negocio? de qué manera generas ideas para resolver problemas?

4 reflexiones en “Genera ideas = Resuelve problemas”

  1. Hola!!
    Me ha gustado mucho tu post, más que nada porque tienes mucha razón. Creo que hay que dejar volar la imaginación a pesar de saber que puede tener consecuencias, sobre todo porque no siempre tienen que ser malas.
    Yo soy de arriesgarme poco, pero tendré en cuenta lo que has dicho 😉
    Besos :33

  2. Hola guapa!! Me ha hecho gracia la reflexión de einstein que nunca dejó de pensar como un crio. Es cierto que las ideas han de ser cosas nuevas y ha de trabajar la imaginación pero para inspirarse nada como leer, informarse y aprender. Muy buen post, completo y lleno de información. Gracias por compartirlo. Besos!!!

  3. Que interesante es el texto. Muchas cosas me llamaron la atención pero lo mejor fue que nosotros somos los causantes de nuestras limitaciones por nuestra percepción lo cual es totalmente real. Mi profesor de psicología una ve me lo dijo. Eso jamás lo olvidaré

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*